Donación

Estamos sinceramente agradecidos a todos los que han decidido colaborar con el proyecto.

Quiero ayudar a

Boletín



13 March 2018 — Papamochani Ekadasi

Las glorias de Papamochani Ekadasi se describen en «Bhavishottara Purana» en la conversación del Señor Krishna y Maharaja Yudhisthira.

Una vez Maharaja Yudhisthira preguntó al Señor Krishna: «Mi querido Señor Krishna, que ya me has narrado las glorias de Amalaki Ekadasi. Ahora, por favor, háblame del Ekadasi que ocurre en el mes de marzo o abril durante la luna menguante.

Cuál es el nombre de este Ekadasi? Cuál es el proceso para observar este Ekadasi y que beneficios trae?»

El Señor Krishna respondió: «Oh, mejor de los reyes! El nombre de este Ekadasi es Papamochani. Ahora, por favor, escucha sus glorias. Una vez el sabio Lomasa contó las glorias de este Ekadasi al rey Madhata.

Esta Papamochani Ekadasi ocurre en el mes de marzo o abril durante la luna menguante. Este Ekadasi anula todas las consecuencias de las acciones pecaminosas y obsequia a uno con ocho tipos de perfecciones místicas.

El sabio Lomasa dijo: “En los tiempos antiguos Kubera, el tesorero de los semidioses, era el dueño de un hermoso bosque con flores conocido como Chaitraratha donde el clima era tan hermoso que parecía que una eterna primavera reinaba allí.

En el bosque los gandharvas y kinnaras jugueteaban. Los semidioses encabezados por Indra venían a menudo al bosque donde pasaban un rato agradable. Un gran sabio llamado Medhavi, un devoto del Señor Shiva, ejecutaba austeridades en este bosque.

Las apsaras (bailarinas celestiales) intentaban todo lo posible para sacar al sabio de su meditacion. Entre todas las apsaras había una apsara famosa llamada Manju Ghosha. Ella buscaba un medio para atraer la atención del sabio.

Por el miedo ante sabio Manju Ghosha construyo una cabaña cerca del ashram del sabio y comenzó a cantar canciones con su dulce voz. Al ver cantar a Manju Ghosha que estaba ungida con la pasta de sándalo y decorada con guirnaldas de flores fragantes y era increíblemente atractiva Cupido, el enemigo del Señor Shiva, intentó conquistar al sabio que adoraba al Señor Shiva.

Como el Señor Shiva incineró a Cupido, este último con el deseo de vengarse de su destructor entró en el cuerpo del sabio.

En este momento el sabio Medhavi, el habitante del ashram Chhyavana Risha, con un blanco cordón sagrado en su cuerpo era igual que otro Cupido mas. Inflamada por la lujuria Manju Ghosha se acercó lentamente al sabio.

El sabio Medhavi también perdió la cabeza por la lujuria y se olvidó del Señor a quien adoraba. Abandonó la práctica del servicio devocional y estaba tan borracho de la compañía de esta joven bella que perdió la capacidad de distinguir entre el día y la noche. Así que el sabio pasó muchos años en la compañía de la sapsara.

Cuando Manju Ghosha finalmente entendió que el sabio había perdido su posición ella decidió regresar al cielo (reino celestial). Ella dijo a Medhavi que estaba absorbido por los juegos de matrimonio: “Oh, gran sabio! Ahora, por favor, deja regresarme a casa”.

El sabio respondió: “Oh, mujer maravillosa! Has venido aquí sólo para pasar la noche pero en la mañana puedes volverte a tu casa”.

Al oír estas palabras Manju Ghosha se asustó y se quedo a vivir en la compañía del sabio. Así que aunque Manju Ghosha permaneció con el sabio cincuenta y siete años nueve meses y tres días el sabio pensaba que sólo habia pasado la mitad de la noche.

Manju Ghosha de nuevo le pidió al sabio el permiso para regresar a casa pero el sabio contestó: “Oh, preciosa! Por favor, escúchame. Si solo estamos en la mañana. Espera hasta que termine de hacer mis rituales de la mañana”. La apsara se asombró y le dijo al sabio con una sonrisa: “Oh, gran sabio! Cuánto tiempo necesitas para ejecutar estos rituales? No los has terminado? Has pasado muchos años disfrutando de mi compañía. Por favor, piensa en el valor del tiempo”.

Al escuchar estas palabras de apsara el sabio volvió en sí y al ver cuánto tiempo ha pasado en realidad dijo: “Ay, preciosa! Yo he perdido cincuenta y siete preciosos años de mi vida. Tu eres la causa del fracaso de todos mis esfuerzos”.

Los ojos del sabio se llenaron de lágrimas y todo su cuerpo comenzó a temblar. El sabio Medhavi maldijo a Manju Ghosha con las siguientes palabras: “Tú te has portado conmigo como si fueras una bruja así que ahora mismo vas a convertirte en una bruja. Oh, mujer pecadora! Maldita seas”.

Manju Ghosha le dijo humildemente: “Oh, el mejor de los brahmanas! Por favor, anula la maldición. Después de todo, he pasado muchos años en tu compañia. Oh, mi señor, tienes que perdonarme”.

El sabio respondió: “Oh, mujer elegante! Qué puedo hacer ahora? Destruiste toda la riqueza de mis austeridades. Pero de todas formas voy a hablarte acerca de la práctica por la cual tú te liberaras de esta maldición. Ekadasi que ocurre en el mes de marzo o febrero durante la luna menguante se llama Papamochani y es capaz de destruir las consecuencias de todos los actos pecaminosos. Si vas a observarlo debidamente tus sufrimientos se van a terminar”.

Dicho esto el sabio Medhavi regresó al ashram de su padre espiritual, el sabio Chhyavana. Al ver a su hijo caído el sabio Chhyavana se entristeció y dijo: “Oh, hijo mío, qué has hecho? Tu no deberías destruir toda la riqueza de tus austeridades al ser víctima de una mujer común y corriente”.

El sabio Medhavi respondió: “Oh, estimable padre! Tengo tan mala suerte que he cometido grandes pecados en la compañía de esta apsara. Por lo tanto, por favor, dame algunas instrucciones y dime cómo puedo expiar mis pecados”.

Al oír la voz quejumbrosa de su hijo arrepentido el sabio Chhyavana dijo: “Hijo mío! Al observar Papamochani Ekadasi que ocurre en el mes de marzo o abril durante la luna menguante todas las consecuencias de las acciones pecaminosas se destruyen completamente”.

Por lo tanto, debes observar este Ekadasi. Al escuchar estas palabras compasivas de su padre espiritual Medhavi observaba este Ekadasi con un entusiasmo especial.

Bajo la influencia de este Ekadasi todas las consecuencias de sus pecados se destruyeron y el sabio Medhavi se volvió extremadamente virtuoso.

En este momento encantadora Manju Ghosha también observaba este auspicioso Papamochani Ekadasi por lo que luego regresó al cielo”.

Después de contar esta historia al rey Mandato el sabio Lomasa llegó a la siguiente conclusión: “Mi querido rey, gracias a la observancia de este Ekadasi todas las consecuencias de las acciones pecaminosas se destruyen automáticamente. Al escuchar o leer las glorias de este Ekadasi uno logra los resultados de la distribución de mil vacas. Al observar este Ekadasi se anula completamente toda clase de pecados como matar a un brahmán o matar al embrión, el alcoholismo y el adulterio con la esposa del gurú. Dado que este sagrado Ekadasi es tan auspicioso y destruye todos los pecados entonces cada uno tiene que observarlo”».



Возврат к списку