Donación

Estamos sinceramente agradecidos a todos los que han decidido colaborar con el proyecto.

Quiero ayudar a

Boletín



27 March 2018 — Kamada Ekadasi

Las glorias de Kamada Ekadasi se describen en el «Varaha Purana» en la conversación del Señor Krishna y Maharaja Yudhisthira.

Una vez Maharaja Yudhisthira se dirigio al Señor Krishna, la cima de la dinastía Yadu: «Oh, Señor Vasudeva! Por favor, acepta mis humildes reverencias. Por favor, háblame del Ekadasi que ocurre en el mes de marzo o abril durante la luna creciente. También revélame el proceso para observar este Ekadasi y dime que beneficios trae».

El Señor Krishna dijo: «Mi querido Maharaja Yudhisthira, por favor, escucha con atención su descripción de los Puranas.

Una vez Maharaja Dilip, el gran bisabuelo del Señor Ramachandra, preguntó a su maestro espiritual, el sabio Vasishta, el nombre y el proceso de la observancia del Ekadasi que ocurre en el mes de marzo o abril durante la luna creciente.

El sabio Vasishta dijo: “Oh, rey! Seguramente voy a cumplir tu deseo. El nombre de este Ekadasi es Kamada. Este sagrado Ekadasi quema todas las consecuencias de actos pecaminosos y obsequia a uno quien lo observa con el privilegio de tener un hijo.

Erase una vez una ciudad llamada Ratnapura (Bhogipur). Esta magnífica ciudad fue gobernada por el rey llamado Pundarika. Entre sus súbditos eran gandharvas, apsaras y kinnaras. En esta ciudad vivía una hermosa apsara llamada Lalita y un atractivo gandharva llamado Lalit. Eran marido y mujer. Su amor mutuo era apasionado y siempre se divertían todo el tiempo en su hermosa casa. El amor por su marido en el corazón de Lalita y el amor por su esposa en el corazón de Lalit eran tan grandes que no podían tolerar ni un instante de separación.

Una vez en la corte del rey Pundarika muchos Gandharvas cantaban y bailaban y Lalit también estaba allí pero sin su esposa. Debido a que Lalita no estaba cerca la voz, la melodía y las palabras de Lalit — todo no era perfecto. Entre los espectadores había una serpiente llamada Karkotaka que conocía este secreto. La serpiente fue al rey Pundarika y se quejó de la verdadera causa del comportamiento de Lalit. Entonces el rey se enojo mucho y maldijo a Lalit: “Oh, pecador! Oh, tonto! Al ser un esclavo de la lujuria has estropeado el canto y el baile. Así que te maldigo para que te conviertas en un caníbal”.

Oh, mejor de los reyes, Lalit inmediatamente se convirtió en un gran demonio. Cuando Lalita vio a su marido tan espantoso se entristeció mucho. Desesperada ella pasaba sus días pensando en qué hacer y adónde ir.

Un día mientras estaban deambulando por un bosque denso ellos encontraron el ashram sagrado del sabio Sringi que estaba en la cima del Monte Vindhya. Lalita fue inmediatamente allí y ofreció sus respetuosas reverencias al sabio. Al ver a esta mujer el sabio dijo: “Oh, preciosa, quién eres? La hija de quién eres? Por qué has venido aquí”. Y Lalita dijo: “Oh, gran alma, yo soy la hija del gandharva llamado Viradhanva. Mi nombre es Lalita. He venido aquí con mi marido maldecido. Oh, gran sabio! Mi marido se convirtió en un demonio por la maldición del rey de gandharvas llamado Pundarika. Oh, brahmán! Estoy muy triste al ver su imagen espantosa y terrible. Oh, mi Señor! Por favor, cuéntame el proceso de la expiación a través de cual mi marido puede deshacerse de la maldición. Oh, mejor de los brahmanas! Por favor, dame las instrucciones por las cuáles será posible deshacerse de este estado demoníaco que tiene mi marido”.

Al escuchar la petición lastimera de Lalita el gran sabio Sringi dijo: “Oh, hija del gandharva! En unos días empieza el Ekadasi llamado Kamada que ocurre en el mes de marzo o abril durante la luna creciente. Debido a la estricta observancia de este Ekadasi todos los deseos se hacen realidad. Oh, mujer gentil! Sigue mis instrucciones y observa este voto de Ekadasi y dale todo el merito acumulado a tu marido. Luego bajo la influencia de este mérito tu marido se liberará de inmediato de esta maldición”.

Oh, rey! Al obtener estas instrucciones del sabio Lalita felizmente observó este voto de Ekadasi. En el día de Dvadasi Lalita se sentó delante de los brahmanas y el Señor Supremo Vasudeva y proclamó: “He observado el voto de Kamada Ekadasi para salvar a mi marido de la maldición. Ahora bajo la influencia de todos mis méritos acumulados dejad que mi marido se deshaga de su estado demoníaco”. Su marido Lalit que estaba convertido en un demonio también estaba allí. Una vez que Lalita completó su petición su marido se liberó de todos los pecados y regresó a su forma de gandharva. Después de eso Lalit y Lalita vivieron felices».

El Señor Krishna continuó: «Oh, Maharaja Yudhisthira! Oh, mejor de los reyes! Cualquier persona que escucha esta increíble narración acerca de Kamada Ekadasi sin duda alguna va a observarlo a medida de sus capacidades. No hay mejor voto de Ekadasi que este Kamada Ekadasi porque es capaz de liberar a uno de todas las maldiciones e incluso del pecado de matar a un brahmán».



Возврат к списку