Donación

Estamos sinceramente agradecidos a todos los que han decidido colaborar con el proyecto.

Quiero ayudar a

Boletín



6 February 2017 — Bhaimi Ekadasi

Las glorias de Jaya (Bhaimi) Ekadasi que ocurre en el mes de enero o febrero durante la luna creciente se describen en «Bhavishya Uttara Purana» en la conversación del Señor Krishna y Maharaja Yudhisthira.

Una vez Maharaja Yudhisthira preguntó al Señor Krishna: «Oh, Señor Krishna! Oh, Personalidad de Dios primogena, oh, Señor del universo Sri Krishna! Eres el origen de los cuatro tipos de entidades vivientes: aquellos que nacen de la transpiración, aquellos que nacen de las semillas, aquellos que nacen de los huevos y aquellos que nacen de los embriones. Tú solo creas, mantienes y destruyes todas las cosas. Por favor, nárrame las glorias del Ekadasi que ocurre en el mes de enero o febrero durante la luna creciente. También, por favor, describeme el proceso de la observancia de este Ekadasi y dime a que deidad hay que adorar en este día auspicioso».

El Señor Krishna dijo: «Oh, mejor de los reyes, Yudhisthira! Ekadasi que ocurre en el mes de enero o febrero durante la luna creciente se conoce como Jaya Ekadasi. La observancia de este Ekadasi elimina todas las consecuencias de las actividades pecaminosas. Una persona que observa este Ekadasi nunca nace en el cuerpo de un fantasma. Oh, rey! Este Ekadasi es incomparable en el sentido de dar la liberación y eliminar las consecuencias de acciones pecaminosas. Oh, león entre los reyes! Ahora, por favor, escucha la descripción de este Ekadasi que ya está descrita por mí en el Padma Purana.

Los semidioses felices vivían en el reino celestial de Indra. En el bosque de Nandan Kanan lleno de fragancias de las flores Parijata jugueteaban las apsaras e Indra disfrutaba de su compañía. Una vez Indra al estar en un buen estado de ánimo organizó la fiesta a la que asistieron cincuenta millones apsaras. En la reunión estaba un cantante gandharva llamado Pushpadanta. A la reunión también vino otro gandharva de nombre Chitrasena en compañía de su esposa Malini e hija. Chitrasena tenía un hijo llamado Pushpavana. El hijo de Pushpavana se llamaba Malyavan. La gandharva llamada Puspavati estaba fascinada con la belleza de Malyavan y atravesada por agudas flechas de Cupido. Preciosa Puspavati con gestos y miradas trataba de poner a Malyavan bajo su control.

Oh, rey! Como te describo la belleza despampanante de Puspavati? Sus bellas manos se parecían a la cuerda del Cupido, la belleza de su rostro era como la belleza de la luna. Sus ojos estaban muy abiertos, las orejas adornadas con pendientes, su cintura era delgada, el pecho era protuberante y las caderas eran anchas y se parecían a una palma de plátano. Sus radiantes pies eclipsaban la belleza de lotos rojos. Sus miembros parecían ser aún más fascinantes porque estaban adornados con magníficos adornos y ropa. Malyavan fue conquistado por Puspavati. Malyavan y Puspavati comenzaron a cantar y bailar junto con los otros apsaras para complacer a Indra. Pero debido a la atracción mutua no podían bailar impecablemente. Ambos fueron atravesados por las flechas de Cupido.

Al notar un obstáculo para el canto y el baile Indra se dio cuenta de que es lo que experimentaban los amantes. Por este impedimento Indra se sintió insultado y les dijo: “Sois estúpidos pecadores. No me obedecéis por eso yo os maldigo. Os vais a convertir en fantasmas de género masculino y femenino y vais a nacer en la tierra donde vais a sufrir por las consecuencias de vuestra karma”.

Malyavan y Puspavati obtuvieron los cuerpos de los espíritus y comenzaron a llevar una vida miserable en la cueva de las montañas del Himalaya. Ya que estaban en los cuerpos de los fantasmas ellos sentían la desesperación y la tristeza. Bajo la influencia de la maldición ellos no podían disfrutar de los olores, tactos y el sueño. Un día, mientras estaban deambulando por los densos bosques y las frías montañas del Himalaya se sentaron en un lugar y comenzaron a deliberar. El hombre-espíritu dijo a la mujer-espíritu: “Que hechos más terribles hemos cometido ya que ahora estamos en los miserables cuerpos de fantasmas”.

Malyavan y Puspavati pasaban días y noches sin comer ni beber sintiendo un remordimiento por sus pecados. Una vez era el auspicioso día de Jaya Ekadasi que se celebra en el mes de enero o febrero durante la luna creciente. Aunque estos fantasmas sufrían insoportable de hambre y sed está claro que no podían matar a nadie. Del mismo modo que no podían comer raíces, fruta o beber algo. Oh, rey! Así que cuando la pareja fantasmal estaba bajo el árbol de baniano comenzó a atardecer. Debido a los pensamientos tristes y el frío ellos pasaron toda la noche sin dormir. Y como sus mentes estaban intranquilos en sus corazones no surgió la búsqueda de placeres sensuales. Oh, rey con corazón de león! Así que ellos sin saberlo observaron el voto de Jaya Ekadasi y bajo la influencia del mérito adquirido, al día siguiente, se deshicieron de sus cuerpos de fantasmas.

Entonces Puspavati y Malyavan regresaron al cielo en un dirigible. Allí se acercaron a Indra, el rey de los semidioses, y le ofrecieron sus reverencias. Al verlos Indra se sorprendió y les dijo: “Vaya milagro! Gracias a que merito habéis dejado de ser fantasmas? Qué semidiós os ha liberado de mi maldición?” Malyavn respondió: “Por la misericordia del Señor Supremo y gracias a la observancia del voto de Jaya Ekadasi estamos libres de la maldición. Oh, Señor! Te digo con toda la seguridad que nos libramos de la imagen de fantasmas simplemente por el servicio devocional”.

Al oír estas palabras Indra dijo a Malyavan: “Te has purificado porque has hecho el servicio devocional al Señor Vishnu y has observado el voto de Ekadasi. Así que ahora también eres digno de mi adoración. Las personas que hacen el servicio devocional a Vishnu son sin duda los objetos de mi adoración y veneración”. Así que Puspavati y Malyavan empezaron a vivir felizmente en el paraíso.

Oh, rey Yudhisthira! Hay que observar este Ekadasi. La observancia del voto de Jaya Ekadasi salva a uno incluso del pecado de matar a un brahmán. Por otra parte, observando esto voto uno adquiere automáticamente los meritos que surgen de la caridad, el sacrificio y la peregrinación. Si una persona observa correctamente este Ekadasi con fe y devoción entonces se convierte en el habitante eterno de Vaikuntha. Sólo gracias a la lectura y a la escucha de las glorias de este Ekadasi y una persona obtiene los resultados del sacrificio Agnishtoma».



Возврат к списку